Rubén Gil, Gerente del Grupo Ditram, hizo balance del 2019 para el diario El Progreso en una amplia entrevista, en la que también hizo referencia a los principales retos que afrontará el Grupo y sus distintos concesionarios en los próximos meses.

El balance, en opinión de Rubén Gil, tiene que ser positivo ya que en un entorno de descenso de las ventas, el Grupo Ditram cerrará el 2019 con números muy parecidos a 2018. Las causas de estos buenos resultados las situó en la amplia oferta del Grupo y la apuesta por los vehículos de ocasión y el canal online. En cuanto a las expectativas para 2020, el dirigente señaló que todo hace suponer que los cambios legales implicarán un aumento de precios, por lo que este fin de año es un buen momento para cambiar de coche.

Rubén tampoco rehuyó hablar sobre un tema candente: los vehículos eléctricos y el diésel, señalando que todas las alternativas son válidas, dependiendo la elección de las necesidades particulares de cada cliente. Hasta el diesel, que ha pasado por una etapa en la que ha sido demonizado, es posible que deje de estarlo. En todo caso, el Grupo Ditram ha electrificado sus instalaciones (con hasta 8 puntos de recarga) y dispone de un amplio stock de vehículos eléctricos que permitirá cualquier cliente interesado probar de primera mano si se adapta a sus necesidades.

En cuanto a los proyectos de futuro, Rubén Gil, destacó la ampliación y adaptación de las instalaciones de A Campiña para ajustarlas a los estandares de Mercedes-Benz, así como la construcción de un nuevo taller de vehículos industriales en Porriño.