El pasado 18 de mayo Rubén Vázquez, siempre bien rodeado por varios amigos que se fueron relevando, comenzó un reto nada fácil. Recorrer corriendo los casi 150 km que separan Duarría, en Castro de Rei, de la Plaza del Obradoiro, en Santiago de Compostela.

Tras un primer tramo que unió Castro de Rei con Lugo siguiendo la Vía Regia del Norte, en la ciudad de las Murallas se dirigió a la capital gallega siguiendo el Camino Primitivo.

Con algunos problemas en la rodilla, que no le impidieron seguir adelante, Ruben Vázquez, sobre las nueve de la mañana del domingo 19 de mayo, recorría los últimos metros de la Plaza de Inmaculada y hacía su llegada a la Plaza del Obradoiro, ya en Santiago de Compostela.

Durante todo el trayecto Rubén Vázquez estuvo acompañado de varios amigos y de Grupo Ditram que, mediante una Mercedes Benz Clase V, dio apoyo logístico al héroe chairego.

Con este reto, Rubén Vázquez pretendía poner su granito de arena junto a las empresas patrocinadoras para concienciar a la sociedad sobre la epilepsia.