Mercedes Benz tiene que sentir un aprecio especial por España. La oferta de vehículos nuevos que se presentó en el año 2015 tuvo una acogida en el público, que generó un crecimiento del 47 por ciento en ventas, destacándose el movimiento de las Clase C sedán.

Dentro de la amplia oferta de vehículos nuevos de este año 2016, sobresale el Mercedes Benz C200 Avantgarde, que ocupa un lugar preponderante dentro de las cifras de ventas, razón por la cual, lo hemos sometido a prueba. Aquí los resultados.

El nuevo Clase C, en su lanzamiento en Europa fue denominado “Clase S pequeña”, debido a la clara intención del fabricante, de ofrecer los beneficios de una berlina con la línea clásica de los Mercedes. Para ello, la marca alemana incrusta tecnología y excelentes acabados lo que ha hecho que la versión provisional del C200 exprese la condición de refinamiento propio de su estirpe.

El motor es el mismo 2.0, con una configuración superior al C250 Sport, pero calibrado para producir 27 CV menos. El motor genera 184 caballos de fuerza en 1.200 revoluciones.

El motor trabaja en equipo con una transmisión automática de siete velocidades que le apuesta a la potencia de las ruedas traseras. A pesar de que el coche tiene 1.5 toneladas de peso el C200 alcanza los 100 Kilómetros por hora en 7.3 segundos. Nada mal para un modelo con un atractivo tan familiar y tradicional como este Clase C.

Los acabados se han mejorado con la adopción de revestimientos sofisticados. La mezcla de cromo y materiales como el cuero crean un contraste agradable y sofisticado que resalta y lo hace sobresalir, dentro de la oferta de vehículos nuevos.

En su exterior el coche ganó 9.5 centímetros de longitud, 4 de ancho y 8 de distancia entre los ejes. Por otra parte, los pliegues reforzados del frente y de los lados, le dan un aspecto deportivo y la estética muscular de un sedán.

La nueva parrilla, que lleva el logotipo de la estrella en un tamaño muy grande, un poco exagerado a nuestro modo de ver resulta finalmente atractiva y moderna. Sin embargo, los LEDS que están presentes en todas las versiones, son los que ofrecen el toque moderno y vanguardista.

El C200 Avantgarde al igual que su antecesor, también está dotado con el Park Assist, que prácticamente puede aparcar el vehículo solo y deduce y posteriormente advierte si el conductor tiene fatiga, somnolencia, embriaguez debido a su comportamiento.

No nos detendremos mucho, hablando de los cinco modos de conducción, ya habituales en todos los modelos de la marca alemana. Basta decir que en este C200 está presente.

Analicemos el coche Punto a Punto.

RENDIMIENTO:

Las características del motor al trabajar de la mano de la transmisión automática de siete marchas, dan como resultado, cambios rápidos, que siempre se presentan en los momentos adecuados. Es un rendimiento apenas aceptable, teniendo en cuenta que no es un auto de carreras.

La suspensión tiene un funcionamiento exquisito y hace que el C200 Avatgarde sea un auto de excelente estabilidad tanto en curvas como en rectas a alta velocidad. La sensación de seguridad y la precisión con la que opera hacen que dentro de la oferta de vehículos nuevos, este sea uno de los más, seguros, estables y confiables.

CONECTIVIDAD:

Ofrece buenas opciones de comunicación, sin embargo el acceso no es fácil, ya que es necesario recurrir a una especie de palanca de mando, ubicada en donde normalmente está ubicada la palanca de cambios de otras marcas.

En conclusión es un auto agradable, fácil de conducir y, para su precio ofrece más de lo que cuesta. Obsérvelo con mayor detalle pinchando aquí.