Su GLA le facilita la conducción, por ejemplo en situaciones de estrés como las horas punta, viajes nocturnos o circulando por carreteras desconocidas.

Esto se debe a un concepto que hace más seguro cualquier desplazamiento en un Mercedes-Benz, y lo convierte en una vivencia muy especial: Mercedes-Benz Intelligent Drive. Gracias a este sistema puede relajarse al volante y disfrutar de la conducción. Toca recargar pilas y llegar a su destino con seguridad.