Conducción a cielo abierto.

El SLC proporciona una vivencia de conducción sugestiva y deportiva a cielo abierto. Vea, sienta, deguste, escuche y huela la libertad en su expresión más pura. Conozca más detalles acerca del roadster deportivo de Mercedes-Benz.

Abierto a la emoción.

El SLC es el único vehículo en su categoría que combina una experiencia roadster en su versión más auténtica con el confort y la idoneidad para el uso diario de un Mercedes-Benz.

En días soleados, el techo totalmente escamoteable por vía eléctrica puede abrirse pulsando un botón en menos de 20 segundos. Durante este proceso, la separación del maletero se cierra por primera vez automáticamente para aumentar el confort y permitir la conducción a cielo abierto sin interrupciones.

Descubra las innovadoras tecnologías roadster del SLC.

Diseño del vehículo.

El diseño del SLC estimula todos los sentidos. La silueta dinámica y espectacular con capó alargado y voladizos cortos es expresión de alegría de vivir por los cuatro costados. El llamativo frontal con parrilla de efecto diamante y perfil cromado pone la carne de gallina. La expresiva zaga pone un punto final sugestivo.

La silueta fascina por su diseño típico de roadster con habitáculo desplazado hacia atrás. Si se abre el techo retráctil llaman inmediatamente la atención el montante A plano y las ventanillas laterales sin marco.

Las rejillas de ventilación en el guardabarros delantero cuentan con un perfil de acabado cromado brillante que recuerda al Mercedes-Benz 300 SL.

Zaga musculosa.

Más musculosa que nunca: la zaga. Diseño todavía más llamativo con difusor negro, enmarcado por dos embellecedores cromados integrados en las salidas de escape. Las luces traseras muestran un nuevo diseño, más estrecho, que acentúa las líneas.

Las luces traseras en técnica LED se desglosan en varias unidades horizontales superpuestas: luz de freno y luz de posición trasera arriba y en el centro, intermitente y luz de marcha atrás abajo. Todos los elementos de las luces traseras están protegidos por un cristal cobertor rojo.

Frontal llamativo.

El SLC conquista calles y corazones con detalles exclusivos. Al frente: el llamativo frontal con parrilla de efecto diamante, inconfundible por sus pasadores en cromo opcionales y la estrella Mercedes integrada.

Interior deportivo.

El interior de diseño deportivo es una invitación a conducir con el techo abierto. Los asientos deportivos de nuevo diseño o el volante deportivo con zona de agarre perforada acaparan así más miradas.

La iluminación de ambiente opcional recrea en el habitáculo una puesta en escena perfecta para cada estado de ánimo.